Mi interés por el arte se viene gestándose desde pequeño, siempre me ha gustado expresarme, a través de varias técnicas, con materiales pobres en su esencia pero majestuosos en sus resultados, como; el papel, las telas arrugadas, las cartulinas, el pastel, las tintas, las acuarelas, los lápices de colores,… Todo ello, me daba un sabor fantástico que penetraba en mi conciencia.

A partir de 1991, empecé ha interesarme por el puntillismo, en la obra de Monet, otro ejemplo; fue, cuando pasó un largo tiempo, la época del surealísmo, donde realicé pinturas de gran formato, en esta etapa me influyó Rene Magrit y la pintura acrílica.

Todo esto, no queda ahí, cuando empieza el siglo XXI, después de haber pasado por varias etapas de transición en la pintura, descubrí por casualidad la fotografía, lo que me emociona de ella, es pensar que, a través de la luz que penetra por el objetivo hasta la cámara y se convierta en una imagen, imagen que puede tener un montón de matices según lo que hagas, puedes crear arte. Lo importante, es que, la cámara se adapte a ti, no, tu a ella.

Mi proceso es captar una imagen real y convertirla en irreal.